¿y cómo será?

Mucho venimos hablando de que el futuro sector inmobiliario esta por inventar. Está claro que el sector, como lo hemos conocido, no volverá a repetirse como modelo. Y la pregunta que nos hacemos muchos que hemos participado de este sector, que estalló hace cinco años con el pinchazo de…

Autor: Daniel
Compartir
  • 9 abril, 2013

Mucho venimos hablando de que el futuro sector inmobiliario esta por inventar. Está claro que el sector, como lo hemos conocido, no volverá a repetirse como modelo. Y la pregunta que nos hacemos muchos que hemos participado de este sector, que estalló hace cinco años con el pinchazo de la famosa burbuja, es: * y como será?.

No tengo ningún conocimiento, ni conocido, en el sector del automóvil, luego poco sé. Tan solo sé que cuando decidimos cambiar de coche, analizamos consumos, potencias, prestaciones, accesorios, somos capaces de preguntar y entender muchas dudas que condicionan la compra, y al final elegimos, compramos y esperamos, porque parece ser que, el coche elegido no ha salido de la cadena de montaje, ya que el sector del automóvil, fabrica sobre pedido. Luego, no juega con los stocks!

No voy a cuantificar las viviendas que todavía tenemos en stock, pero si tuviéramos que realizar una comparativa de los sectores, quizás este sería un primer dato diferencial importante.

Si nosotros comparamos una vivienda construida hace 20 años, con muchas de las ejecutadas en el año 2007, año del estallido de la burbuja, encontraremos diferencias, pero serán mínimas: las estéticas en muchos casos inapreciables, poca innovación en el campo de los materiales, sistemas constructivos e instalaciones, e incluso nos encontraríamos con operarios menos cualificados con total seguridad.

Si comparamos un coche de hace 20 años con un modelo fabricado en el 2007, seguirán teniendo los dos volante, ruedas, faros, puertas, etc., pero nos encontraremos con una diferencia tecnológica y de materiales abismal.

En este cambio de modelo que se avecina, sería conveniente mirarnos en el sector del automóvil, pensar en cambios de modelos constructivos, más industrializados, profesionalizar la producción, y formar a los operarios, tanto del proceso productivo como del proceso comercial.

Está claro que vivimos en una sociedad con mayores conocimientos automovilísticos que inmobiliarios, más concienciada desde nuestras administraciones en cuidar más un parque que otro, ITV obligatorias, bonificaciones en impuestos para vehículos menos contaminantes, etc.

Pero si el automóvil es un bien de consumo, cuando la vivienda es una inversión!

* Por qué entonces no tenemos una mayor preocupación en su mantenimiento y mejora? * Para cuando las ITV obligatorias para viviendas? * Para cuando las bonificaciones en el IBI para las viviendas mas eficientes?

Lo que deberíamos tener claro, los que permanecemos en el sector, es que deberíamos de empujar para que todos estos cambios necesarios se produjeran: desde un mayor conocimiento por parte de los arquitectos de las demandas de los comerciales, a un mayor compromiso por parte de las constructoras de procesos mas eficientes, a concienciar a la sociedad de que, una vivienda poco eficiente, al final resulta cara, y que si realizamos un mantenimiento periódico a un automóvil, con mayor razón a una vivienda.

En Avanza Urbana estamos hoy preocupados por todas estas cuestiones, desde la mejora de la eficiencia energética de las futuras viviendas, a esos procesos constructivos más simplificados y eficientes, para que todas estas mejoras tengan su repercusión en el cliente final.

Estamos en un momento de crisis, y es por lo que deberíamos aprovechar con mayor interés el momento para que, ese cambio que se va a producir, haga más racional los procesos y las relaciones de todos los actores. La concienciación de la importancia de este cambio necesario, tiene que calar en la sociedad, porque si ella no lo demanda, por mucho que queramos mirarnos en el espejo del sector del automóvil, de poco servirá.

Y a la pregunta de, * Y como será? , no hará falta darle contestación, si como hemos concluido la sociedad que tenemos, no aprecia ni demanda estas cuestiones esenciales.

Rafael Chover, Responsable Gestión de Proyectos Edificación