Reforma integral de vivienda: pasos a seguir

Si has decidido mudarte y estás buscando pisos en venta en Alicante, las opciones que tienes son comprar una vivienda de obra nueva o un piso de segunda mano. Por lo general, los pisos de segunda mano son más baratos y…

Autor: Daniel
Compartir
  • 22 noviembre, 2017

Si has decidido mudarte y estás buscando pisos en venta en Alicante, las opciones que tienes son comprar una vivienda de obra nueva o un piso de segunda mano. Por lo general, los pisos de segunda mano son más baratos y suelen estar mejor ubicados, ya que las nuevas promociones se construyen normalmente en parcelas de las afueras. La cuestión es que, por mucho que nos encante una casa que hemos visto, siempre habrá algo que no nos guste o que tengamos que mejorar.

Por eso, es raro que cuando compramos un piso pasemos a vivir en él directamente. Lo normal es que decidamos llevar a cabo algunos cambios, ya sea a través de una reforma integral o parcial, de modo que podamos adecuarla a nuestro gusto y a nuestros hábitos de vida y a los de nuestra familia. Un proyecto que, obviamente, requiere de una gran planificación, teniendo en cuenta numerosos detalles para que el resultado se ajuste a nuestras expectativas y podamos disfrutar de la casa con la que tanto tiempo llevamos soñando. A continuación te contamos cuáles son los pasos que debes seguir para conseguirlo.

1. Anota cuáles son las necesidades de la unidad familiar

Es normal que pensemos en cambiar los baños y la cocina para darles un toque más actual, pero muchas veces nos olvidamos de lo importante que es tener en cuenta otras necesidades. Piensa cuál es el ritmo de vida de la familia y cuáles son vuestros hábitos y anótalos. La idea es que puedas transmitirle estas necesidades a la empresa encargada de la reforma para que te ofrezca las mejores soluciones.

2. Contactar con profesionales

Contacta al menos con tres profesionales o empresas para obtener un presupuesto y distintas soluciones para la reforma tu nueva casa. De esta forma podrás comparar y quedarte con el que más te convenga. Si vas a cambiar la distribución de la casa, también es importante que compares distintos diseños de arquitectos para quedarte con el que más te convenza. Recuerda también elegir a una empresa que pueda ayudarte con los permisos y licencias que sean necesarias para llevar a cabo las obras.

3. Comparar presupuestos

Recuerda que el más barato no siempre es la mejor opción. Ten en cuenta que si no quieres encontrarte con chapuzas o con problemas en poco tiempo, debes primar la calidad ante todo. Elegir una empresa solamente en función del precio puede traernos problemas tanto económicos como mentales. Tienes que tener muy claro cuáles son los suelos, griferías, electrodomésticos y muebles de cocina que quieres para asegurarte de que son de calidad. Si no lo tienes muy claro, puede que contratar un decorador de interiores te ayude a encontrar la mejor calidad sin salirte de tu presupuesto.

4. Firmar el contrato de reforma

Antes de firmar el contrato con el profesional o la empresa que hayas elegido finalmente, es fundamental que revises toda la documentación y asegurarte de que todos los gastos de la obra se contemplan de principio a fin para evitar sorpresas desagradables de costes que no se habían incluido. Además, el contrato debe garantizar la calidad de los trabajos y materiales que van a usarse y establecer los plazos en los que se va a terminar cada remodelación para que podamos estar tranquilos durante el desarrollo y la ejecución de las obras. Por supuesto, antes de firmar, debes exigir que la empresa tenga contratado el permiso de responsabilidad civil para cubrir las posibles averías o percances que puedan producirse durante la reforma.

5. Implícate en el proceso de reforma

Aunque la empresa se vaya a encargar de todo, debes tener en cuenta que la reforma integral de la vivienda es la plasmación de tus sueños, por lo que debes implicarte de manera activa en los cambios de la vivienda y hacer una visita a la misma de vez en cuando. De esta forma, podrás comprobar si se está cumpliendo con lo pactado y poner remedio antes de que se produzcan errores graves. Es más, estas visitas pueden programarse dentro del propio contrato, tanto para que el cliente pueda ver cómo va quedando todo como para ser informado de lo que va a realizarse en los días próximos.