Los imprescindibles de la decoración para que tu casa esté a la última este verano

Es más que probable que este verano sea uno de los que más tiempo pasemos en nuestras casas. Es, por ello, más importante que nunca, recrear un ambiente alegre, fresco, agradable y renovado. Conseguirlo es más fácil de lo que pudieras pensar y no tiene por qué ser caro. Cuatro…

Autor: doyoumedia
Compartir
  • Avanza
  • 17 julio, 2020

Es más que probable que este verano sea uno de los que más tiempo pasemos en nuestras casas. Es, por ello, más importante que nunca, recrear un ambiente alegre, fresco, agradable y renovado. Conseguirlo es más fácil de lo que pudieras pensar y no tiene por qué ser caro. Cuatro pequeños detalles de decoración, una pintura diferente en una única pared o una ligera variación en la iluminación, pueden marcar la diferencia y conseguir que disfrutemos como nunca del merecido descanso en nuestro hogar. Hoy te sugerimos algunas ideas, basadas en lo que los expertos consideran las tendencias para este 2020.

Blanco, “classic blue” y los tonos tierra, los colores del verano

Año tras año y por muy tendencia que sean otros colores, el blanco es el rey. Aporta luz, amplitud, relax y es sinónimo de todas sensaciones estivales. Puedes apostar por él en paredes, mobiliario y elementos decorativos o combinarlo con otros tonos, para conseguir un efecto más alegre y divertido. Entre esos otros colores, que este año se han convertido en tendencia, destaca entre todos el “classic blue”, considerado por los expertos como el color de 2020. Así que, si quieres que tu hogar esté a la última, este tono debe estar presente. Una pared en contraste con otras blancas, el tapizado de algún mueble, alfombras o simplemente algún elemento decorativo, pueden ser suficiente para dar un toque radicalmente veraniego a tu casa. Junto con el “classic blue”, el verde menta y los tonos tierra también ganan terreno entre las tendencias decorativas este verano. Te sugerimos que los combines para introducirlos en tu decoración sin tener que renunciar a ninguno.

Apuesta por la sostenibilidad

Si algo ha quedado claro en los últimos meses es el influjo negativo o positivo que puede tener la actividad del ser humano en la sostenibilidad del planeta. Esta concienciación social por el medio ambiente se traslada también a la decoración, convirtiendo materiales como el bambú, la madera o el mimbre en indispensables entre las preferencias de los interioristas para este verano. La terraza puede ser el marco idóneo para introducir estos materiales, pero también puedes utilizarlos para la decoración interior o incluso renovar tu suelo con maderas en tonos y materiales naturales.

La curva está de moda

Si las en años anteriores apostábamos por la decoración lineal, esta temporada las curvas y los círculos se convierten en las estrellas del verano. Obviamente, no se trata de cambiar todos tus muebles, una simple lámpara de líneas curvas, almohadones circulares o alfombras redondas pueden ser el contraste perfecto de tu mobiliario recto y estilizado. Pero, si estabas pensando en una reforma más profunda y arriesgada, puedes introducir estas líneas curvas en el dibujo de los azulejos del suelo, la grifería e incluso optar por una bañera redonda.

Flores y plantas

¿Qué puede haber más veraniego y natural que unas flores o una bonita planta? Por pequeño que sea un ramo o discreta cualquier planta, nos dan alegría, color y frescor a cualquier estancia. Y si no te gustan las flores frescas o no te va la jardinería, también puedes introducir estos elementos naturales en las fundas de algún cojín, en un estor o cortina o en la decoración de una pared.

Tonos oscuros para la cocina

Los tonos claros y en concreto el blanco han marcado las tendencias de los últimos años en lo que a cocinas se refiere, pero este verano los interioristas apuestan por todo lo contrario. Se llevan los tonos oscuros y, aunque pueda parecer una apuesta arriesgada, si te atreves con estos colores darás a esta estancia de tu hogar un plus de sofisticación y elegancia. No tiene por qué ser todo oscuro, se puede combinar con colores más claros o con materiales como la madera, que nos aportará más luz sin renunciar al contraste y la vanguardia.

Terrazas vividas y renovadas

No todos o no siempre tenemos la suerte de tener vistas al mar o a la piscina o disfrutar de un amplio jardín en nuestra casa, pero si sabes sacarle partido a tu terraza, por pequeña que sea, te harás con un pequeño oasis en cualquier entorno urbano. Las plantas son fundamentales (además su cuidado puede convertirse en una relajante afición), un mobiliario alegre o en tonos naturales, adaptado al tamaño de tu terraza y una buena iluminación obrarán “el milagro”. Lo ideal es iluminarla de forma tenue, para crear un ambiente acogedor y agradable. Velas, farolillos o guirnaldas pueden ser una buena opción. Y si además quieres cuidar el medio ambiente, te recomendamos que pruebes con la iluminación de energía solar. Al ser luces no muy brillantes también conseguiremos ese ambiente tenue y recogido. Eso sí, ten en cuenta que las debes colocar en lugares expuestos al sol, donde puedan absorber la energía solar durante el día.

Con sabor a mar

Más que una nueva moda ésta es una tendencia consolidada que este año viene si cabe con más fuerza. Pocas cosas hay tan evocadoras del verano y todo lo bueno que éste representa, que el mar o la playa. Así que, si quieres que el “gran azul” inunde tu hogar, solo tienes que introducir en tu decoración un simple detalle de etilo marinero como conchas, corales o estrellas de mar, naturales o estampadas y combinarlas con tonos blancos y azules.