Gestión de equipos Comerciales en entornos turbulentos

La actual coyuntura económica recomienda un cambio en los modelos de gestión, siendo completamente necesario el hacer una continua reflexión sobre aspectos de liderazgo y gestión de personas, que en coyunturas de bonanza económica se diluían con la generación de ventas aportadas por las propias inercias de los mercados.

Autor: Daniel
Compartir
  • 13 marzo, 2013

La actual coyuntura económica recomienda un cambio en los modelos de gestión, siendo completamente necesario el hacer una continua reflexión sobre aspectos de liderazgo y gestión de personas, que en coyunturas de bonanza económica se diluían con la generación de ventas aportadas por las propias inercias de los mercados.

Como habilidad directiva a mejorar y potenciar en organizaciones modernas y flexibles, se impone el generar estilos de dirección de equipos comerciales motivadores, que contemplen la diversidad de perfiles de los miembros que lo componen, y por supuesto que tengan capacidad de ser revisables según los perfiles diversos de los clientes a los que dirigen su actividad.

La flexibilidad de los Equipos y de sus gestores, puede ser el valor que transforma en oportunidades aquello que a priori en los manuales clásicos se tipifica como amenaza .

La que está cayendo recomienda un estilo de liderazgo horizontal, en el que la implicación e integración en las tareas el equipo comercial nos aporta una visión real de las dificultades, barreras y por supuesto, la detección de las oportunidades que pueden pasar desapercibidas al utilizar un estilo de dirección triangular tipo bandada de patos volando .

En Avanza Urbana, apostamos por la gestión participativa de los Equipos, potenciando la transmisión de información cuantitativa y cualitativa de abajo a arriba, dado que son los comerciales los que pisan el terreno, y tienen la información de primera mano de necesidades, motivaciones y expectativas de clientes actuales y potenciales .

La apuesta por el encaje de perfiles diversos en el equipo refuerza la mayor probabilidad de éxito, siendo necesario cultivar y potenciar las habilidades y capacidades personales enmarcadas en los valores de las compañías.

La diversidad de perfiles en el equipo ha de ser vista como positiva para la aportación de valor, siempre y cuando ésta diversidad tenga capacidad de adaptación al producto a comercializar en cada momento así como a los perfiles de los clientes cambiantes por las diferentes coyunturas económicas.

Un equipo comercial eficiente, motivado y bien gestionado es aquel que en base a su diversidad, actitudes y habilidades es capaz de que una canción se exprese y suene de forma celestial para todos los perfiles diversos de clientes