Estas son las razones que te convencerán para comprar una vivienda de obra nueva

Analizaramos las variables que te ayudarán a decidir qué vivienda es la que mejor se adapta a tus posibilidades.

Autor: Daniel
Compartir
  • Promoción
  • 12 agosto, 2019

Si estás decidido a adquirir una vivienda, te espera un largo pero apasionante camino plagado de elecciones y decisiones pero, sin duda, la primera y fundamental es si quieres comprar obra nueva a una casa de segunda mano. Ambas tienen ventajas e inconvenientes, pero nosotros estamos convencidos de que, en un piso de nueva construcción, lo positivo inclina claramente la balanza a su favor. En cualquier caso, para sacarte de dudas, vamos a analizar todas las variables que te pueden ayudar a decidir qué vivienda es la que mejor se adapta a tus posibilidades. Es indudable que las viviendas de segunda mano suelen tener un precio más asequible y menos impuestos y gastos, pero los beneficios que ofrece la obra nueva compensan con creces este “supuesto” mayor desembolso.

Ventajas de la vivienda nueva

  • Si compras a un promotor compras a un experto. Un promotor tiene pleno conocimiento del perfil del cliente al que se dirige y de sus necesidades. Además, de tu satisfacción tras comprarle una vivienda depende en gran medida la imagen y reputación de su marca y por tanto de su negocio futuro. Por ello, te ofrecerá una exquisita atención y no tendrás ningún problema a la hora de resolver todas tus dudas.
  • Garantías. Según la Ley Orgánica de la Edificación “existe una garantía de un año en los acabados, tres años en lo relativo a las instalaciones y 10 años para los vicios ocultos o defectos que afectan a la estabilidad y seguridad del edificio”. A esta garantía se suma la posibilidad de reclamar por incumplimiento de contrato, en caso de defectos materiales, por no haber respetado la memoria de calidades o lo que se había anunciado en los folletos.
  • Financiación. Si adquieres obra nueva tendrás la posibilidad de subrogarte a una hipoteca, ya negociada por la promotora, en unas condiciones más ventajosas. Además, el comprador se ahorrará el coste de la tasación, puesto que ya la habrá realizado la promotora, mientras que en una vivienda usada deberá tributar por el IVA, al 10%. En el caso de una vivienda nueva, el pago inicial puede hacerse mes a mes durante la obra, de modo que, en la entrega, el cliente habrá desembolsado hasta el 20% del precio. Por el contrario, en la vivienda usada este 20% tendrá que estar disponible en el momento de la escritura.
  • A estrenar y personalizada. No solo serás el primer habitante de tu nuevo hogar sino que al comprar sobre plano, podrás elegir sobre un amplio abanico de acabados, materiales, servicios u orientación.
  • Atención postventa. La experiencia de las promotoras hace que la atención al cliente después de la compra sea mucho más profesional y efectiva. Desde tramitar un seguro, hasta contratar suministros e incluso facilitarte servicios de interiorismo o asesoría financiera suelen formar parte de sus servicios postventa.
  • Mayor calidad y más y mejores servicios. Los altos estándares de calidad exigidos por ley evitarán que tengas que hacer obras de conservación en los años siguientes. Además, estas viviendas suelen estar en urbanizaciones dotadas de servicios comunes como piscinas o áreas deportivas, que te permiten disfrutar de tus ratos de ocio sin salir de casa.
  • Eficiencia energética. Por ley los nuevos edificios residenciales deben tener una calificación energética entre la A y la C, lo que supone un gran ahorro en energía. Para que te hagas una idea: la diferencia entre una vivienda con calificación energética G y una B puede superar los 1.174 euros al año en gastos energéticos.

Sin duda, todas estas ventajas, una vez superada la crisis, son los argumentos que sustentan la tendencia al alza en la construcción de obra nueva desde 2016, con un repunte en 2019. Concretamente, Valencia y según los datos del último estudio de Avanza Urbana, tiene en oferta 6.314 viviendas de nueva construcción y del total de unidades previstas, 2.199 se encuentran en proceso de construcción.

En cuanto a los PAIs y grandes desarrollos en curso en Patraix, Quatre Carreres, Malilla Norte, Moreras, Benicalap Norte, Turia Nova y Nou Campanar, el estudio indica que concentran más de 8.500 viviendas nuevas. Otras 6.238 sumarán los futuros desarrollos de Valencia ciudad como los de Benimaclet, PAI Grao, PAI Cabañal, Parc Central y el Proyecto Acequia Mestalla.