De lo inviable a lo Viable

Estamos en un momento, en el que desde las promotoras se están realizando numerosos análisis de posibles promociones, en algunos suelos y en zonas con poco stock de viviendas. Para todos estos análisis, la mecánica de estos estudios se repite: se elige el suelo y en función de la edificabilidad,…

Autor: Daniel
Compartir
  • 16 julio, 2013

Estamos en un momento, en el que desde las promotoras se están realizando numerosos análisis de posibles promociones, en algunos suelos y en zonas con poco stock de viviendas.

Para todos estos análisis, la mecánica de estos estudios se repite: se elige el suelo y en función de la edificabilidad, se fija el número de posibles viviendas en base a algún boceto.

Para este ejercicio, en primer lugar, fijamos el precio de las futuras viviendas a promover, en segundo lugar, le damos un valor a la construcción y al resto de componentes a considerar, es decir: proyectos, licencias, direcciones, etc., después ponemos estas cantidades en la coctelera, y obtenemos el posible valor del solar. Hecho el cóctel, en casi todos los ejercicios realizados, se llega a la conclusión de que NO ES VIABLE, es decir, el valor del suelo no puede ser tan bajo.

Se han ajustado los precios de las viviendas, se ha ajustado el precio de construcción, proyectos, etc., pero cuando llegamos al valor del suelo, llegamos a la conclusión de que no es viable, el suelo no puede tener ese diferencial con respecto al valor que tenía.

En la realización de estos estudios, deberíamos recordar y tener en cuenta que, el valor del suelo ha sido el valor más inflacionado y sobrevalorado de todos los que componían el cóctel, durante la famosa burbuja. En estos estudios,quizás, ajustaremos un poco más el valor de construcción y afinaremos más el precio de las viviendas, pero a lo que los propietarios de los suelos se deberán ir acostumbrando, es a recibir ofertas de las teóricas no viables, analizarlas, y porque no, decir sí!.

Todo en la vida son ciclos, el tiempo para otra burbuja está lejos, los suelos están ahí, y nosotros los promotores deberemos seguir analizando y estudiando suelos para posibles promociones en algunos suelos en zonas con poco stock. Y aunque estos propietarios digan no, o hagan caso omiso a estas ofertas, los promotores insistiremos, porque el tiempo consolidará el valor del suelo donde está y estos estudios serios se consolidarán como lo que son, posibles opciones de compraventa, para posibles viviendas a construir.

Rafael Chover Arnandis

Responsable Gestión de Proyectos

Edificación

www.avanzaurbana.com