Cómo planificar una mudanza de oficina

Muchas empresas ya consolidadas deciden adquirir locales en venta en Alicante para evitar el gasto del alquiler e invertir en un inmueble que en unos años será de su propiedad, de modo que el coste de la oficina no suponga un lastre para los beneficios…

Autor: Daniel
Compartir
  • 13 noviembre, 2017

Muchas empresas ya consolidadas deciden adquirir locales en venta en Alicante para evitar el gasto del alquiler e invertir en un inmueble que en unos años será de su propiedad, de modo que el coste de la oficina no suponga un lastre para los beneficios del negocio. La cuestión es que después de comprar un nuevo local, llega la hora de la mudanza. Una tarea muy compleja que es importante dejar en manos de profesionales. Y es que cualquier cosa que se pierda durante el proceso puede traer consecuencias muy graves. Con el añadido de que hay muchos objetos delicados que pueden estropearse, como ordenadores, discos duros, televisiones, carpetas, archivadores, cuadernos, etc. Elementos que necesitan ser manipulados con cuidado para que lleguen a su destino en perfectas condiciones.

Así pues, es fundamental no dejar nada al azar para evitar que la mudanza se convierta en un auténtico quebradero de cabeza y que podamos gestionarla con éxito. Y, para ello, es necesario una planificación previa en la que analicemos todos los factores que intervienen y que nos ayudarán a que todo salga bien, disminuyendo los gastos y aprovechando al máximo el espacio. únicamente una buena planificación nos garantizará que nada se pierda o se estropee durante el trayecto y que todo vuelva a estar preparado para ser usado desde el minuto uno cuando los empleados lleguen a la nueva oficina. A continuación, te damos algunos consejos para planificar una mudanza de oficina que seguro que te resultan muy útiles.

Analizar bien el nuevo local

Es importante que conozcas bien todas las características de las nuevas instalaciones de la empresa. De esta forma, podremos decidir dónde irá cada cosa y optimizar al máximo el espacio, buscando siempre la funcionalidad y lo práctico para que todos los trabajadores puedan desempeñar sus tareas en las mejores condiciones posibles.

Deshacerse de lo que no es necesario

Las mudanzas son momentos ideales para deshacerse de todo aquello que hemos ido acumulando a lo largo de los años y que ya no necesitamos. Materiales de oficina, stock almacenado, recibos, historiales de venta, presupuestos, etc. Así podrás disponer de más espacio y evitar ocupar sitio con cosas que ya no tienen ninguna utilidad.

Evitar hacer una mudanza gradual

Siempre que sea posible evita hacer la mudanza por partes. Es cierto que a veces no queda más remedio, pero lo ideal es que se haga todo al mismo tiempo para evitar problemas de gestión y desarrollo diario porque no se cuente con todo lo necesario para realizar cada tarea. Lo mejor es aprovechar las vacaciones de los empleados para hacerlo, de modo que el traslado no afecte a la productividad.

Pedir presupuestos de mudanzas

Ponte en contacto con varias empresas de mudanzas para tener una visión global del coste que supone el traslado, lo cual variará en función del volumen de los materiales que deben ser trasladados y de la distancia que haya que recorrer. Aunque los precios baratos son siempre un aliciente, desconfía si la diferencia entre un presupuesto y otro es muy grande. Recuerda que lo importante es que todo llegue en perfectas condiciones y que podamos hacerlo lo más rápido posible. Lo ideal es contratar una empresa de mudanzas que cuente con experiencia y que tenga buenas opiniones de otros clientes aunque cueste algo más. De lo contrario, la elección podría salirte muy cara.

Etiquetar bien las cajas

Etiquetar las cajas con el material de la oficina nos ayudará a evitar errores y hará que todo resulte mucho más sencillo cuando llegue la hora de desembalar y de colocar todo en las nuevas instalaciones. En este sentido, lo ideal es escribir lo que contiene la caja y la estancia en la que irá para que la empresa de mudanzas pueda llevarlo sin problemas. Pero también especificar si se trata de material frágil, como es el caso de los aparatos electrónicos.